Europa tiene un objetivo: llenar los edificios de paneles solares